Páginas

Familia-de-dos, cuando los hijos no llegan

“…los esposos a los que Dios no ha concedido tener hijos pueden llevar una vida conyugal plena de sentido, humana y cristianamente. Su matrimonio puede irradiar una fecundidad de caridad, de acogida y de sacrificio.” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1654). En palabras personales, "pueden vivir en plenitud-aunque la historia sea diferente a lo normal."

lunes, 18 de junio de 2012

Para el hombre de mi vida

(Un día después del día del padre). Hoy quiero honrar al hombre que me ha elegido como esposa.  Al hombre que me ha permitido ser su amiga, su compañera de viaje, su intrépida cómplice (que aunque le vivo complicando la vida no deja de amarme).
Al hombre que ha caminado a mi lado esta aventura de la no-paternidad.  Para él tampoco ha sido fácil, saber que no tiene a sus propios hijos en casa; que tal vez nunca lo llamarán "papá"; que la soledad en casa siempre está acechando (y el silencio de algunos días complicados); que no llegará ese dibujo al refrigerador; que no llegará ese festival; en fin, que no es papá.  Hoy quiero honrarlo porque sin su compañía, sin su apoyo, jamás hubiese llegado a la "gozosa aceptación de mi no-maternidad biológica".  Él ha estado ahí, a mi lado, sosteniéndome con sus palabras, con sus brazos, con su presencia.  Protegiéndome del sin-fin de preguntas que te bombardean.  Hemos llorado juntos, hemos reído juntos, hemos soñado juntos.  Y caminando hombro a hombro, hemos aceptado juntos nuestra realidad de vida: construir con lo que tenemos, una familia-de-dos.
Honro la riqueza que él me regala con su presencia; pero no puedo dejar de honrar su Paternidad Espiritual:  "donde pudiera haber desierto, tú lo conviertes en vergel; donde la soledad pudiera acabarnos, tú la llenas de   risas y compañías; donde pudiera haber lamentaciones, hay gritos de júbilo".  Tienes hijos espirituales aquí y allá...tu corazón varonil, entregado a Dios, dispuesto a servirle, ha encontrado en los jóvenes la riqueza de los hijos.  Y cuando pareciera que nadie cercano está para abrazarte por el Día del Padre, una suave brisa Dios mismo te manda, y alguien se acerca y te lo recuerda: "Yo quiero orar por ti, porque para mí, tú eres un Padre Espiritual".  ¡Dios mismo se acerca a ti a través de este joven!
Felicidades Esposo, por el Excelente Padre Espiritual que eres para muchos...

1 comentario:

  1. ok, tengo ojito candy! FELICIDADES, hay muchos chicos alrededor que necesitan esa figura de un padre espiritual, el que toca sus corazones y los arrebata para Dios.

    ResponderEliminar