Páginas

Familia-de-dos, cuando los hijos no llegan

“…los esposos a los que Dios no ha concedido tener hijos pueden llevar una vida conyugal plena de sentido, humana y cristianamente. Su matrimonio puede irradiar una fecundidad de caridad, de acogida y de sacrificio.” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1654). En palabras personales, "pueden vivir en plenitud-aunque la historia sea diferente a lo normal."

jueves, 27 de septiembre de 2012

Crisis de identidad-Parte 1: Las preguntas


Hay momentos en que todo está en su lugar y pareciera que sé exactamente a donde voy.  Pero de pronto, al salir de mi hogar, pareciera que el ambiente se encarga de recordarme que “algo me falta": las familias con hijos, el súper, las escuelas, mi grupo apostólico,  todos ocupan un lugar, honrado y aplaudido.  Pero, a los padres sin hijos, a las familias-de-dos, ¿que lugar ocupamos? ¿Quien está cerca de nosotros? Pareciera que la sociedad te “obligara” a encasillarte o perseguirte con un plan hecho a tu medida: si estás soltera, vienen las preguntas, ¿para cuándo te vas a casar? ¿Qué estás esperando? Si te has casado, no tardan en continuar, ¿y para cuándo los hijos? ¿No te quieres embarazar? Desde personas bien intencionadas que te aman y te cuidan, hasta aquellas que sólo quieren estar informadas de cómo va tu vida, sólo por curiosidad. Y aunque estemos en paz, pues con tantas preguntas te llevan a dudar o a hacerte sentir incómoda, y hasta incompleta.  Como si el hecho en sí de ser infértil no fuese suficiente.
Pero saben, después de ser cuestionada una y mil veces, he tomado con firmeza el lugar que me corresponde y he decidido elegir (después de un camino interesante, el cual espero relatar pronto): Hoy he decidido ser feliz, así tal cual soy, con mi esposo, con nuestra familia-de-dos. Sí, tomo esto que la vida me ha regalado, esta bendición especial.  Y aprovecho lo que tengo.  Y dejo que esas preguntas lleguen y se vayan.
Termino con esta frase, que leí en algún libro: “no vine a este mundo a llenar tus expectativas; y tú no viniste a llenar las mías”…que increíble, si tan solo realmente lo viviéramos, otro cuento viviríamos.

2 comentarios:

  1. “no vine a este mundo a llenar tus expectativas; y tú no viniste a llenar las mías”…que increíble, si tan solo realmente lo viviéramos, otro cuento viviríamos.

    Qué sabiduría...
    Gracias por compartir y compartirte.

    Te quiero mucho, por ser tu, como eres.
    (no la hija de, la hermana de, la esposa de...)

    Oli Payán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Oli, gracias por estar presente sin importar la distacia física! Gracias por ser valiente y vivir en plenitud! Te mando un gran abrazo! Dios te siga bendiciendo!

      Eliminar