Páginas

Familia-de-dos, cuando los hijos no llegan

“…los esposos a los que Dios no ha concedido tener hijos pueden llevar una vida conyugal plena de sentido, humana y cristianamente. Su matrimonio puede irradiar una fecundidad de caridad, de acogida y de sacrificio.” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1654). En palabras personales, "pueden vivir en plenitud-aunque la historia sea diferente a lo normal."

jueves, 6 de septiembre de 2012

Gracias a Pedro Ferriz...(y a la memoria increíble de mi esposo)

Tal vez Pedro Ferriz nunca leerá está página.  Pero hoy quiero grabar en ella una frase que mi esposo me compartió esta mañana durante el desayuno.
Nuestra conversación giraba en torno a mi "miedo" de subir los posts que he escrito, pues mi mente divaga imaginando el montón de comentarios negativos, críticas destructivas, malos entendidos, que pudieran generar mis escritos.  Mi esposo se quedó escuchándome y, con esa mirada que bien conozco, se quedó pensativo, observándome.  Bien sabía yo que detrás de esa mirada venía algo sumamente interesante y además profundo.  Y así inció: "El día de ayer-escuchando a Pedro Ferriz comentar acerca del nuevo gabiente del Presidente electo-alguien lo increpó en cuanto a los comentarios que hacía al respecto de ciertas "personalidades" (no profundizaré al respecto).  Pero su respuesta me dejó pensativo, me marcó y fue la siguiente: "Si no soy yo y si no es ahora, ¿quién y cuándo?""
Me capturó la frase.  "Si no soy yo y si no es ahora, ¿quién y cuándo?" Si a mí me ha tocado esta bendita experiencia de una vida infértil biológicamente, ¿por qué no escribir al respecto? ¿Por que no convocar a un foro de esposas infértiles? ¿Por que no ocupar bien mi puesto que Dios me ha regalado: ser una familia-de-dos no por elección personal?  Comentarios vendrán, llegarán, volarán. Y no sólo negativos, sino también positivos y constructivos.  Y de todos aprenderé. Cada uno me enseñará algo.  En fin, hoy vuelvo a decidir retomar este loco sueño de escribir.

p.d. Pedro, ¡gracias, Dios siga bendiciéndote!
Y a mi esposo amado, ¡gracias por compartir conmigo esta frase; pero sobretodo, gracias por compartir juntos esta bendita aventura de una infertilidad-no-explicada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario