Páginas

Familia-de-dos, cuando los hijos no llegan

“…los esposos a los que Dios no ha concedido tener hijos pueden llevar una vida conyugal plena de sentido, humana y cristianamente. Su matrimonio puede irradiar una fecundidad de caridad, de acogida y de sacrificio.” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1654). En palabras personales, "pueden vivir en plenitud-aunque la historia sea diferente a lo normal."

miércoles, 7 de noviembre de 2012

El amor sana


El amor sana, bien dicen los Linn*, que sólo en un ambiente de amor incondicional se da una sanación profunda y auténtica; y yo añado, que sólo cuando nos sentimos verdaderamente amados, y no exigidos, vamos permitiéndonos ser abrazados en el dolor de la ausencia de los hijos.  ¡Y ese abrazo sana!  El primer abrazo vendrá de la pareja, indiscutiblemente, del mutuo acuerdo del amor incondicional, “en las buenas y en las malas; en la salud y en la enfermedad; en la fertilidad y en la infertilidad”.  Y después de los más cercanos, que sin entender te abrazarán con su presencia, con su mirada lo comprenderán todo y así, sin juzgarnos, amándonos, el milagro comenzará a ocurrir (el milagro de la aceptación).  Nadie tiene derecho a apresurar el proceso; ni tu pareja.  Abrácense el tiempo que sea necesario, sólo tú sabrás cuando será el momento de dar el siguiente paso; y créeme que cuando lo des, te sorprenderás de las maravillas que Dios ha preparado para ustedes.  ¡Vivir a plenitud tu vida con las herramientas perfectas que Dios mismo te ha regalado!


*Los hermanos Dennis y Matthew Linn (a los que luego se les sumó Sheila Fabricant Linn, esposa de Dennis) trabajan juntos como un equipo, integrando la salud física, emocional y espiritual. Dennis y Sheila viven en Colorado, EE.UU. con su hijo John; Matthew vive en una comunidad jesuita en Minnesota, EE.UU. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario