Páginas

Familia-de-dos, cuando los hijos no llegan

“…los esposos a los que Dios no ha concedido tener hijos pueden llevar una vida conyugal plena de sentido, humana y cristianamente. Su matrimonio puede irradiar una fecundidad de caridad, de acogida y de sacrificio.” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1654). En palabras personales, "pueden vivir en plenitud-aunque la historia sea diferente a lo normal."

jueves, 27 de junio de 2013

Aprovechando nuestra libertad

Ahora sí llegó el verano y con él un cúmulo de actividades con los jóvenes.  En estas últimas dos semanas he andado como loca, corriendo al lugar del evento, estando un rato con ellos y ya en la noche regresar a casa. Nuestros jóvenes, en esta ocasión alrededor de 100, están recibiendo un entrenamiento para ir a misionar. Por dos semanas reciben un montón de formación espiritual, formación humana, formación en su liderazgo.  Mi rol, junto con otras mujeres (a las cuales admiro muchísimo) es sólo acompañarles, estar atenta por si alguna situación "especial" se presenta con y entre las chicas.   Por ello, no he tenido tiempo de sentarme a escribir, pero sí quería compartirles cuanto he disfrutado estar acompañándoles.  Son 50 mujeres y alrededor de 50 y tantos varones.  Es increíble lo que te enseñan diariamente, como te contagian de su alegría, de su energía, de su radicalidad, de su anhelo por amar a Dios desde su juventud, de su deseo por ser cada día mejores aun enmedio de sus limitaciones.  Viven con intensidad cada momento.  Dios me ha regalado la gracia de estar ahí, de verlos de cerca, de gozarme con la personalidad única de cada uno.  Pero sobretodo, este año, me ha permitido disfrutar servirles.  Disfrutar sin miedo a equivocarme, disfrutar con la libertad de ser plenamente yo; disfrutar permitiéndoles equivocarse y estar cerca por si alguna quiere apoyarse y levantarse.  Disfrutar por el sólo hecho de que hoy estoy viva y soy amada por Dios; y puedo estar con ellos toda la tarde por la libertad que Dios me ha regalado al lado de mi esposo.  ¡Gloria a Dios!