Páginas

Familia-de-dos, cuando los hijos no llegan

“…los esposos a los que Dios no ha concedido tener hijos pueden llevar una vida conyugal plena de sentido, humana y cristianamente. Su matrimonio puede irradiar una fecundidad de caridad, de acogida y de sacrificio.” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1654). En palabras personales, "pueden vivir en plenitud-aunque la historia sea diferente a lo normal."

jueves, 28 de noviembre de 2013

Aniversario 40 de mi compañero de vida

En estos días he observado detenidamente al hombre que comparte conmigo su vida. Al compañero, al amigo, al amante, mi esposo, mi cómplice en todo. Creo que nunca he publicado en esta página los poemas que brotan de un corazón eternamente amante y agradecido por él.  Hoy quiero compartir el poema de este año, que consolida mucho pero agota poco.

Te amo con la locura y la certeza de los años compartidos.
Te amo por la ternura de aquel primer amor que conquistó mi sonrisa, y hoy con el amor que consolida.
Te amo con el enamoramiento de los primeros años que se quedó escondido entre nosotros dos locos.
Te amo con la chispa del ayer y el fuego del presente.
Te amo con los detalles del ayer y del ahora, con los que llegaron y los que se quedaron en el tintero.
Te amo con la juventud de nuestros veintes y la madurez de los nuevos años.
Te amo con el recuerdo de un ayer bendecido y la mirada de un presente que nos sorprende.
Te amo con la historia compartida, con cada capítulo vivido sin omitir ninguno.
Te amo en los sueños del ayer que se fueron y en los presentes que nos sorprenden.
Te amo en la despedida de tanto y en la llegada de mucho.
Te amo en la dependencia de un ayer y la libertad compartida del hoy.
Te amo en tu serenidad y en tu locura.
Te amo con mi locura y mi cordura.
Te amo en la incomprensión del silencio y en la empatía compartida.
Te amo en la soledad de tu cueva y en la algarabía de nuestros encuentros.
Te amo con la energía que despidieron ayer nuestros cuerpos, y con el cansancio que hoy reflejan.
Te amo en la mirada que lo comprende todo, y en aquella que no comprende nada.
Te amo en tu tranquilidad que me abraza y en el desasosiego que nos une.
Te amo en tu cuerpo y en tu alma.
Te amo con lo mejor de ti y con aquellos momentos álgidos que solo yo conozco.
Te amo en los momentos oscuros de nuestras almas, y en los momentos más radiantes.
Te amo en tu caminar y en aquellos dulces momentos de descanso.
Te amo en la totalidad de tu ser.
Te amo por ser el hombre que creyó en mí, y por ser hoy el esposo que no deja de entregármelo todo.
Te amo por estar siempre cerca tocando mi alma y mi cuerpo.

Te amo. Tu esposa y eterna admiradora.

2 comentarios:

  1. Pasamos de la negacion.incredulidad a la Esperanza y la aceptacion de la voluntad de Dios. Al lazar el tiempo seguimos ahi siempre con el dolor e impotencia al saber sombre su vida encontre lo que nos faltaba. Entregar nuestro servicio a Dios y a nuestra Madre y comenzar a edificar la familiar de dos. Gracias es una gran ayuda.

    ResponderEliminar
  2. Dios te llene de bendiciones!!! Dios nos llama a vivir en plenitud desde donde estamos, conoce quienes somos y de lo que somos capaces. Y cuando nos lleva por un camino especial, hay algo especial que quiere de nosotros. Dios nos de la gracia de vivir en gozo, en alegría, en su amor y libertad! Disfrutando la vida que El nos regala...pues para eso hemos sido llamados, "a tener vida y tenerla en abundancia" (Juan 10,10).

    ResponderEliminar